jueves, marzo 09, 2006

CTHULHU, 1920 (Interludio)




Querido diario,
Despues de mi ultimo percance en Rusia -nada remarcable si lo comparamos con aquella fiesta en casa de Lady Chatterley, debo decir- y de que ese pintoresco grupo de campesinos nos acompañara a mi y a mis compañeros -reanimados a golpe de Yurinka- hasta un pueblo lo suficientemente civilizado para tomar el tren, nos dirigimos a Paris, ciudad de lo mas entretenida y, por que no decirlo, lucrativa.

Sin embargo, no estuvimos alli lo suficiente como para aprovechar el viaje. Esa entrometida periodista Blaise cometio el error de atentar contra el principio basico del periodismo norteamericano: conto la verdad de todo lo ocurrido. Supongo que de ahora en adelante escribira para el noticias del mundo.

Afortunadamente, un lord soltero, entusiasta de temas esotericos y, ademas, muy rico, nos invito a visitar su mansion. Evidentemente, tenia todos los ingredientes para una buena relacion. Comercial o de otro tipo. Bueno, comercial o comercial 2. Su casa resultaba de lo mas peculiar, llena de trastos viejos y feos como un pecado (esta expresion no es mia, claro esta). Nada que una buena mano femenina no pueda arreglar. La del servicio, una vez estuviera al mando la persona adecuada. De hecho, el lord estuvo de lo mas receptivo a renovar mi ajado vestuario con uno o dos visones y sus complementos, ya que el anterior quedo en China despues de mi -ejem- precipitada partida con ese como-se-llame que desgraciadamente fallecio en el tren (y asi me ahorro buscar una excusa para no pagarle). Desafortunadamente, la señorita Blaise volvio a arruinarlo todo -estas sufragistas...-, ya que despues de una conversacion con el, el lord se perdio y poco menos que nos pusieron las maletas -la mia ya llena, eso si- en el parterre de azucenas de la entrada principal. A saber lo que le dijo.

Afortunadamente, tenemos billetes de primera clase en el "Eternity" para ir a Estados Unidos. Una emisora sensacionalista -mi tipo de medio- quiere entrevistar a la señorita Blaise para a saber que. A mi me da igual siempre y cuando corran con los gastos ...
Que maravilla, despues de tanta agitacion, una tranquila y relajada travesia por el Atlantico, sin sobresaltos, sin problemas y sin amenazas de muerte. Definitivamente, mi tipo de viaje.

Sophie

3 Comments:

Anonymous Lord Ashford IV said...

¡Querida! ¡Está usted resplandeciente esta noche!
Acepte por favor esta copa de Crystal. Esta noche la luna hace juego con sus ojos. ¿Qué es aquello que me contaba? ¿Un ser oleoso y tentacular? ¡En el tren! Sin billete, supongo, nada menos. Escandaloso.
Por favor, intente recordar qué decía la cantante Marguerite Ollana... ¿me permite que tome nota?
"Iä, Iä, shoggoth ngg igh Nyarl ggaa".
Interesante lenguaje, sí. ¡Oh, veo a los marqueses de Pommedeterre! Si me permite, querida...

...

(Sebastian, saca las maletas de estos gorrones a la calle en cuanto los act... los invitados se hayan ido).

7:36 p. m.  
Anonymous Emmanuelle Pormut said...

La gran Sophie Hapwood publica su diario!!!

Como su más ferviente admiradora y humilde seguidora no puedo más que reconocer la gran alegría que me ha producido esta noticia. Seguir sus actividades contadas por usted misma será una gran ayuda para perfeccionar mis habilidades en este nuestro oficio. Que digo oficio, en este Arte. Maestra!!!

Esperando que volvamos a vernos para compartir conocimientos (y beneficios) me despido.

E. Pormut (Medium)

12:51 p. m.  
Anonymous Sophie Hapwood said...

Querida Emmanuelle,

Eres mi discipula mas aventajada. Cuenta con esa futura reunion donde buscaremos como desplum ... er, ayudar a los pard ... er ... necesitados de guia espiritual.
Besos y abrazos,

Sophi

12:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home